Hijo: Esta es mi posición sobre el aborto

abortoEra un bosque hermoso, lleno de árboles vírgenes que abastecían de oxígeno el lugar. A un lado, cerca de algunos arbustos, había una caja de herramientas; todas tenían vida. La caja dio las órdenes con claridad: ̶ Deben construir una cerca que proteja el bosque. Trabajen con cuidado, no dañen los árboles, usen los troncos caídos para su labor. Yo estaré ocupada en la reunión de cajas, pero volveré en dos meses para guardarlas y llevarlas a otro lugar ̶.

Las herramientas comenzaron su labor con entusiasmo y fueron construyendo la cerca. Las herramientas y el bosqueCuando ya habían logrado cercar más de la mitad del bosque, un tornillo exclamo: ̶ ¡Tomaré un tiempo para ˂destornillarme˃ antes de continuar! ̶   Inmediatamente se ˂destornilló˃ y luego exclamó: – ¡Amigos, vengan, esto es muy divertido! ̶   Al escuchar sus risas y carcajadas muchos tornillos lo imitaron y comenzaron a ˂destornillarse˃ con mucha emoción. Al verlos, los clavos, se sintieron inspirados, y comenzaron a tirar a un lado y a otro intentando zafarse. El primero que lo logró gritó: ̶ ¡Miren, me zafé y quedé chueco! ̶ Otro de los clavos contestó jocoso: ̶ Pero las curvas son sensuales ̶ y todos comenzaron a contonearse mientras reían complacidos.

Ante tanta diversión, el taladro comenzó a perforar todo lo que se le ocurría, el serrucho cortaba por aquí y por allá a cuanta madera se le ponía en frente, el alicate jalaba al que encontraba y se divertía lastimando, el martillo golpeaba las maderas sin piedad y el pegamento se desparramó por todos lados embriagando a todos con su olor penetrante. En muy poco tiempo, toda la cerca quedó destruida, pero a las herramientas no parecía importarles en absoluto, pues se solazaban haciendo lo que hacían. Cuando la caja volvió, se quedó espantada. ̶ ¡Qué horror ̶ exclamó! ̶ ¿cómo es posible que hayan hecho tanto desastre? Busquen inmediatamente una solución y háganmela saber ̶ .

Las herramientas hicieron una reunión de emergencia dando toda clase de ideas, pero una sola “solución” se impuso a las demás: ̶ Fue la del serrucho: debemos cortar todos los árboles y destruir todo el bosque ̶ propuso. ̶ No es necesaria una cerca protectora si no hay bosque ̶ afirmó. Todos quedaron fascinados con la idea ¡Claro, el bosque era culpable de todo por el sólo hecho de existir! La idea les pareció genial y la aprobaron por unanimidad.

La sociedad actual se asemeja mucho a las herramientas de esta historia. Ha sustituido el deber por la falta de compromiso, los valores por el desenfreno, la responsabilidad por el derroche, el amor por el placer, la familia por las posesiones y las obligaciones por la jarana. En muy poco tiempo ha destruido los principios del sentido común y ha construido un ídolo mitad hedonista y mitad materialista que hace bailar a todos al ritmo de sus canciones. Por si fuera poco, es incapaz de admitir su fracaso, menos de restaurar lo que ha destruido y prefiere optar por la opción fácil, por abortar a aquellos inocentes que ni han tenido la oportunidad de nacer. Quiere negar la evidencia de su fracaso embriagado de corrupción.

Todos echamos la culpa al otro, o a los otros, pero todos debíamos asumir nuestra responsabilidad. Todos fuimos constituidos herramientas de construcción, pero hemos preferido hacer lo contrario. Somos una generación que ha perdido la moral antes los jóvenes y los niños, pues nuestro desenfreno ha dado lugar a una generación libertina, sin familias sólidas, sin cuidados, sin referentes y la hemos privado de nuestro cuidado y amor. Ahora será mucho más fácil aún que los adolescentes den rienda suelta a sus instintos, amparados por un estado que se “compromete” a solventar sus irresponsabilidades. Qué fácil será perpetuar estos núcleos amorfos que han dejado de ser familias, qué fácil será para todos desentendernos de educar, de dar buen ejemplo, qué fácil será cerrar los ojos y, como dijo por primera vez Vincent de Gournay, qué fácil será «Dejar hacer, dejar pasar…».

Artículos relacionados

Cómo poner un buen fundamento en la relación con tu hijo 

El perdón: la clave para una buena comunicación con tus hijos 

Amar significa dar tiempo 

Anuncios

Acerca de ximesol

Ximena Soliz es una apasionada por servir a los niños, adolescentes y jóvenes. Por eso trabaja para ellos y sus familias en el campo de la educación y la comunicación. Ximena está convencida de que sólo una educación fundamentada en los principios de la Palabra de Dios puede dar excelentes resultados en esta generación.
Esta entrada fue publicada en Bebés, Conflictos, Educación, formación, Hijos, Hogar, Niños, Valores y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s