¿CÓMO AFECTARÁN A TU HIJO LOS CAMBIOS EN LA EDUCACIÓN DEL SIGLO XXI?

Una escuela actual en Finlandia

Una escuela actual en Finlandia

¿Te has percatado que en los últimos años se han producido cambios revolucionarios en la educación en todos los continentes del mundo? Miles de cursos online, una gigantesca variedad de dispositivos electrónicos, aulas fuera de serie, clases al revés… ¡Toda una revolución!

En términos muy generales, la educación obligatoria y universal que hemos conocido tradicionalmente fue en gran parte un producto de la era industrial. Antes de eso, la educación estaba reservada en gran medida a los privilegiados de la época: la nobleza, los terratenientes ricos y en muchos países del mundo, al clero. Pero la nueva tecnología (con la invención de la imprenta, los trenes, la electricidad…, etc.), significaba que más gente tenía acceso al conocimiento y también que necesitaba nuevos tipos de saberes y habilidades. Por lo tanto, nuevos enfoques de la educación se desarrollaron en respuesta.

Lo que a menudo se denomina educación “tradicional” de masas fue diseñado para preparar a las personas a tomar su lugar en esta nueva sociedad. La educación debía apuntar a formar y producir trabajadores flexibles y puntuales. El profesor era el que lo conocía todo, el “sabio en el escenario” y, por supuesto, la figura de autoridad. Los alumnos eran vistos como recipientes vacíos, “tablas rasas” a la espera de ser llenados de conocimiento, pero un conocimiento específico para los fines de la época, y no un conocimiento de su propia elección. El entorno físico era uno de jerarquía y control – escritorios en filas, los niños frente a maestros que controlaban los temas, la charla y las actividades desde el frente de la habitación, El enfoque estaba centrado en aprender de memoria y recordar correctamente la información.

A través del tiempo, esto ha cambiado para fortuna de muchos, sin embargo en Latinoamérica hay sistemas educativos que todavía se sujetan a la descripción anterior. Las aulas, las bancas, las pizarras y la verticalidad de la clase permanecen intactas, inclusive se sigue controlando el movimiento de los niños. Pareciera que en esos lugares la era industrial todavía permanece. Y no es que en la educación del siglo XXI los episodios de aprendizaje dirigidos por maestros no tengan su lugar; claro que lo tienen; tampoco es que el modelo de “tiza y conversación” está extinguido o que sea indeseable, porque no lo es.

Pero ya no vivimos en una era industrial. La vida de este siglo es muy diferente y no es efectivo seguir formando a los estudiantes para una línea de producción. Vivimos en lo que a veces se llama la era de la información o la era digital. Los tipos de habilidades que los estudiantes necesitan para prosperar en este mundo contemporáneo son muy diferentes a los del pasado; y no me refiero simplemente a formar habilidades relacionadas con la tecnología digital (que por supuesto ha contribuido significativamente al cambio del panorama educativo). Es la época del constructivismo, donde cada estudiante construye su propio aprendizaje, pero al mismo tiempo está interrelacionado con su entorno (constructivismo social). El actual enfoque educativo está centrado en el alumno, que construye su conocimiento de manera individual y colaborativa, haciendo conexiones con el conocimiento previo y sus experiencias.

Se podría decir que en el pasado, el aprendizaje superficial era suficiente: memorizar hechos, seleccionar la respuesta correcta y así sucesivamente. Pero para ser equipado para el mundo de hoy, el aprendizaje superficial no es bastante. Los “hechos” de hoy pueden no ser hechos el próximo año. Las “habilidades” actuales pueden ser obsoletas en una década. Los chicos de ahora necesitan ser ágiles, flexibles, adaptables y tener desarrollado su pensamiento crítico. En el mundo actual estas habilidades no deben estar reservadas para una élite, como fue en el pasado, tampoco son opcionales, son imprescindibles para todos los estudiantes. Los maestros de hoy tienen que saber esto para poder equipar a los alumnos con este tipo de destrezas. La pregunta clave que surge de todo esto es ¿cómo?

Anuncios

Acerca de ximesol

Ximena Soliz es una apasionada por servir a los niños, adolescentes y jóvenes. Por eso trabaja para ellos y sus familias en el campo de la educación y la comunicación. Ximena está convencida de que sólo una educación fundamentada en los principios de la Palabra de Dios puede dar excelentes resultados en esta generación.
Esta entrada fue publicada en Bebés, Educación, formación, Hijos, Niños, Pre escolares y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s