Escucha a tu hijo con un abrazo

La actitud con la que escuchas a tu hijo puede comprender más que mil palabras.  Un abrazo impregnado de sentimiento puede levantar su corazón, especialmente si él está triste o enojado.

Hoy en día el mundo parece racionar el uso de los abrazos.  La antigua norma de los siete abrazos al día se ha deteriorado. Las personas encuentran más y más dificultoso expresar sus sentimientos.

Los anuncios publicitarios animan a la gente a vivir la vida al máximo, impulsan a las personas a preocuparse sólo por lo suyo, logrando que se pierda la oportunidad para expresar calidez, atención y amabilidad hacia los demás.

Tristemente esta mala influencia también afecta a la familia, el afán, las ocupaciones, la falta de compasión y una visión dogmática de la justicia, frenan el deseo natural que tienen  padres e hijos de darse un abrazo.

Estudios realizados en la Universidad de California, dan cuenta de que un abrazo dado con amor es capaz de reducir el estrés y el dolor.

Al abrazar a tu hijo lo estimularás emocionalmente. Algunos expertos dicen que  los seres humanos necesitan 4 abrazos al día para sobrevivir, 8 para mantenerse y 12 para crecer.

Antiguamente también existía la frase de “siete abrazos al día es la mejor medicina.”

Cuando tu hijo está triste o irritado, muchas veces no sabes qué decirle, o peor aún, cualquier cosa que atinas a decir le cae mal, pero un abrazo transmitirá tu comprensión.

Es por eso que muchos centros especializados los usan como medicamento para tratar la depresión y la ansiedad, reducir el dolor, e incluso porque creen que incrementará en los enfermos el deseo de vivir.

Un abrazo ayuda a equilibrar las emociones gracias al contacto físico. Al recibir un abrazo, el cuerpo genera oxcitocina”, conocida como la “hormona del amor”.

También se libera serotonina y dopamina, que permiten la sensación de bienestar, sedación, armonía y plenitud.

¿Recuerdas cuando viste a tu bebé por primera vez y lo tuviste en tus brazos? Se produjo en ti un profundo deseo de abrazarlo, de transmitirle todo tu amor y entrega en ese acto sublime.

El abrazo que le das a tu hijo le dice muchas cosas aunque no oigan palabras, además lleva vida a los sentidos y reafirma la confianza mutua.

Tal vez el ajetreo diario que llevas te impida tener amplios momentos de conversación con tu hijo, pero un abrazo tuyo le comunicará tu amor, le escuchará con afecto y le transmitirá tu apoyo incondicional.

Artículos relacionados

Acciones que comunican amor 

Escuchar a tu hijo es ayudarle a enfrentar sus sentimientos

 

Anuncios

Acerca de ximesol

Ximena Soliz es una apasionada por servir a los niños, adolescentes y jóvenes. Por eso trabaja para ellos y sus familias en el campo de la educación y la comunicación. Ximena está convencida de que sólo una educación fundamentada en los principios de la Palabra de Dios puede dar excelentes resultados en esta generación.
Esta entrada fue publicada en Educación, Hijos, Niños, Pre escolares, Valores y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s