Hijos enfocados

Sería excelente que todos nuestros hijos aprendan a tener un poderoso deseo de alcanzar sus objetivos, y que les permita, además,  mantenerse enfocados y con un norte claro. He aquí algunas pautas prácticas para ayudarlos.

Cuando nos dirigimos rumbo a un nuevo lugar por determinada carretera, deseamos que ésta tenga muchas señalizaciones que nos dirijan sin problemas a nuestro destino.

Eso es exactamente lo que como padres debemos hacer. Ofrecer las señalizaciones necesarias para que nuestros hijos no pierdan el enfoque, y que se desarrollen plenamente hacia la meta que hay en su corazón.

Cada vez que los observamos en su crecimiento, nos podemos dar cuenta de sus inclinaciones, sus gustos, sus dones, su temperamento, sus debilidades y fortalezas.

Con todo este conocimiento, podemos ayudarles a mantenerse enfocados, sin que den tumbos probando una y otra cosa, sino más bien construyendo poco a poco su propósito en la vida.

¿Cuáles serían esas “señalizaciones” que podemos usar para ayudarlos?

  1. Aliéntalos siempre a que tengan una meta clara. Si por ejemplo, tengo un hijo que quiere ser basquetbolista, entonces su meta podría ser la de lograr estar en el equipo oficial de básquet el próximo año.
  2. Ayúdales a encontrar objetivos concretos que les ayuden a alcanzar esa meta. En el caso del ejemplo, esos objetivos pueden ser: Tomar un curso de entrenamiento y práctica del  deporte escogido, adquirir la disciplina de estudiar y analizar las mejores jugadas hechas por los basquetbolistas famosos tanto a nivel local como mundial, etc.
  3. Guíales a desarrollar un plan de acción para cumplir esos objetivos, por ejemplo, levantarse media hora antes para entrenar, seguir una dieta saludable, asistir a las prácticas al menos 3 veces por semana, etc.
  4. Enséñales a disfrutar de lo que hacen. Que trabajen entusiasmados, que estén dispuestos a pagar un precio y un sacrificio para alcanzar su meta.
  5. Motívales a que aprendan a rodearse de buenos amigos, que lo incentiven, que compartan su interés.
  6. Enséñales a ser agradecidos con Dios y con la vida por todo lo que tienen.
  7. Guíales a compartir lo que aprende con otros. Siguiendo con el ejmplo, que organice un juego de básquet con la familia para mantenerla unida alrededor de esa actividad, que pueda enseñar a manejar la pelota a niños más pequeños en su colegio, etc.
  8. Enséñales a mantener una buena actitud siempre. En el caso del muchacho que entrena basquet, que su trabajo no dependa de que gane o pierda un partido, de que haya tenido un desacuerdo con un compañero, en fin, que se sobreponga a las circunstancias adversas que siempre se presentan.

Cuando tus hijos mantienen el rumbo y tienen tu apoyo como padre, les es más fácil mantenerse enfocados. No olvides que tú eres el couch más importante de su vida.

Artículos relacionados

Año nuevo, planes nuevos 

Anuncios

Acerca de ximesol

Ximena Soliz es una apasionada por servir a los niños, adolescentes y jóvenes. Por eso trabaja para ellos y sus familias en el campo de la educación y la comunicación. Ximena está convencida de que sólo una educación fundamentada en los principios de la Palabra de Dios puede dar excelentes resultados en esta generación.
Esta entrada fue publicada en Hijos, Planificación y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s