Combate a tiempo al enemigo suelto: La pornografía

La pornografía es un enemigo que anda suelto, es atractiva, relativamente barata, accesible, y actúa anónimamente. Los padres deben saber hacerle frente antes de que ataque a su familia.

Aunque algunos quieren negarlo, la pornografía es un arma silenciosa que entra a los hogares con la sutileza del gas, dispuesta a matar sin piedad a los que están durmiendo.

Se encarga de contaminar la mente y el corazón de quienes se dejan llevar por su espejismo.

¿Sabes por qué es tan peligrosa la pornografia?

  • Es muy accesible.
  • Es relativamente barata.
  • Se la puede manejar anónimamente.
  • Se puede guardar el secreto de su presencia por mucho tiempo.
  • Pero sobre todo crea un vicio que nunca se sacia y va matando la vida de quien es adicto a ella.

Comienza “inocentemente”, los medios de comunicación masiva son sus principales agentes de difusión:

Carteles con muchachas usando ropa sugestiva, publicidad que hace uso del cuerpo “sexi” de hombres y mujeres, ventanas que incitan a ser visitadas en el internet, fotografías en los periódicos, en fin, mil opciones.

También hay un sinnúmero de programas televisivos que camuflan la incitación a la pornografía introduciéndola en programas de “entretenimiento familiar”, y ni qué decir de las invitaciones a verla en los celulares.

¡Cómo vencerla!

Estos consejos los practiqué con mis hijos:

  • Enseña a tu hijo, desde que es un bebé, a que debe cuidar su cuerpo.
  • Enséñale pudor desde muy chico.
  • Enséñale que nadie puede tocarlo por debajo de la ropa íntima.
  • Muéstrale que hay partes en su cuerpo que son santas.
  • Usa historias para hacerle ver que hay personas que usan su cuerpo de forma negativa.
  • Usa historias para mostrarle que hay personas que muestran su cuerpo para hacerse daño a sí mismos y a otros.
  • Enséñales a reconocer la diferencia entre amor verdadero y amor falso.
  • Llena su corazón con principios y valores, léele la Biblia cada día de su vida.
  • Otórgale ejemplos de personas que engañan usando sus “encantos”.
  • Haz parte de tu vida ese gran consejo que nos dio Job, el personaje bíblico: “Yo había convenido con mis ojos  no mirar con lujuria a ninguna mujer” Job31:1

Artículos relacionados

Dejemos a los niños ser niños 

Cómo enseña un gran padre

Si no quieres que se enteren ¡No lo hagas!

Anuncios

Acerca de ximesol

Ximena Soliz es una apasionada por servir a los niños, adolescentes y jóvenes. Por eso trabaja para ellos y sus familias en el campo de la educación y la comunicación. Ximena está convencida de que sólo una educación fundamentada en los principios de la Palabra de Dios puede dar excelentes resultados en esta generación.
Esta entrada fue publicada en Disciplina, Hijos, Planificación, Valores y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s