¿Por qué no todos los hijos consiguen ser exitosos?

Cuán excelente es que los hijos desarrollen una actitud que les permita cambiar buenos hábitos por los malos, que les den la disciplina de seguir cuando muchos abandonan.

 Parte del éxito consistirá en que ellos están dispuestos a invertir minutos de su tiempo en planificar y organizar sus actividades.

Se trata de que aprendan a hacer las cosas poco a poco, un paso cada vez. Si logran hacerlo, etapa por etapa, será sencillo. Pero si es tan simple…

¿Por qué no todos pueden hacerlo?

Porque mientras es fácil hacer las cosas que requieren el éxito en el manejo del tiempo y la organización, también es fácil no hacerlas.

Es decir que si es sencillo hacer las cosas poco a poco hasta cambiar el hábito malo por el bueno, también es fácil no hacerlas. El fracaso es muy sutil.

Esta inclinación para no hacer lo que se puede hacer de forma sencilla se llama: dejadez.

Alguien dijo que la dejadez es como una pequeña infección. Si tus hijos la dejan pasar, lentamente los acompañará por toda su vida, hasta que finalmente elimine sus buenas posibilidades.

Cuando los chicos no hacen las cosas que saben que deberían hacer, probablemente en algún momento se sentirán culpables, y esa culpabilidad atacará  su autoconfianza.

Si disminuye su autoconfianza, disminuirá su actividad. Y si disminuye su actividad, caerán sus resultados. Y esta caída de resultados atacará a su buena actitud.

Entonces pueden entrar en una espiral negativa que los haga sentir derrotados. Por eso es importante que los saques de su dejadez y les hagas trabajar en una actitud positiva que les ayude a cultivar buenos hábitos.

Las personas no fracasan por falta de oportunidades, ni de información. Hoy hay más oportunidades juntas que en los últimos dos mil años. Nuestros hijos tienen muchas más oportunidades que las que tuvimos en anteriores generaciones.

De lo que se trata es que aprendan a identificar esas oportunidades, y que trabajen diligentemente en ellas. No deben hacerlo de un solo golpe, sino poco a poco, una a una.

Por ejemplo, si practican un deporte regularmente, o separan un tiempo del día para leer, estarán avanzando en sus actividades, y derrotando a la dejadez.

Artículos relacionados

Enseña a tus adolescentes a administrar su tiempo 

Anuncios

Acerca de ximesol

Ximena Soliz es una apasionada por servir a los niños, adolescentes y jóvenes. Por eso trabaja para ellos y sus familias en el campo de la educación y la comunicación. Ximena está convencida de que sólo una educación fundamentada en los principios de la Palabra de Dios puede dar excelentes resultados en esta generación.
Esta entrada fue publicada en Hábitos, Hijos, Planificación y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a ¿Por qué no todos los hijos consiguen ser exitosos?

  1. Pingback: El mal hábito de postergar | Educando Hijos Exitosos

  2. Pingback: El mal hábito de postergar » Yo Evoluciono

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s