El juego del reconocimiento

Otorgarse reconocimiento unos a otros entre los miembros de la familia, padres, hijos, hermanos, es fundamental en la relación fraterna dentro de un hogar.

-Reconozco que eres muy disciplinado y ordenado- le dijo Andrés a su hermano Roger.

-Yo reconozco en ti que eres muy alegre y optimista- le respondió Roger.

Fue muy importante y conmovedor escuchar estas palabras que provenían de dos hermanos que reñían continuamente.

Mientras hablaban, sus voces se sentían entrecortadas por la emoción y al mirarse el uno al otro,  trataban de contener las lágrimas.

La rutina y las tensiones familiares hace que muchas veces las palabras que se intercambian en casa sean más bien de crítica o de reproche.

Por eso, es importante que la familia se reúna cada cierto tiempo para que se reconozcan mutuamente, apreciando lo bueno de unos y otros y verbalizando con palabras que deben ser dichas frente a frente.

Se trata de soltar, poco a poco, frases y conceptos que se intercambian para reconocer el valor que se aprecia en el otro.

A veces es más cómodo jugar el rol de juzgador antes de reconocer al otro, pero en la medida en que se practica ya no se hace tan difícil y se vuelve un juego que todos los miembros de la familia desean jugar.

Es increíble cómo las actitudes empiezan a cambiar, y cada uno se da cuenta que no todo era impactos negativos, sino que las virtudes de las que no se hablaba, habían podido ser registradas por los padres, los hijos o los hermanos.

Es interesante ver la cara de sorpresa del reconocido al saber el valor que tiene ante los demás, y qué bien le hace a uno ser reconocido por sus seres amados.

Cuando se reconoce al otro se está respetando su identidad como ser único y diferente a los otros.

En ese reconocimiento se valora al otro por lo que es y tal como es, así como el lugar que ocupa dentro del esquema familiar.

En este juego están prohibidos los peros (eres dulce pero), sólo se dice lo que se aprecia positivamente. Se puede jugar por parejas, donde uno es reconocido y luego reconoce a su par.

La otra opción es escoger a uno de los miembros de la familia y luego, ordenadamente, todos los demás lo van reconociendo.

Laspalabras tienen poder y ejercen gran influencia, no hay que dejar de usarlas en beneficio del hogar, este juego es una de las muchas formas de hacerlo.

Anuncios

Acerca de ximesol

Ximena Soliz es una apasionada por servir a los niños, adolescentes y jóvenes. Por eso trabaja para ellos y sus familias en el campo de la educación y la comunicación. Ximena está convencida de que sólo una educación fundamentada en los principios de la Palabra de Dios puede dar excelentes resultados en esta generación.
Esta entrada fue publicada en Comunicación, Conflictos, Juegos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s