Ni palazos ni zanahorias

Conseguir que nuestros hijos aprendan a escoger lo mejor es uno de los mayores logros de una buena educación, pero escoger métodos poco apropiados para lograrlo sería un gran error.

Es increíble cómo una situación caótica que se presenta en un hogar puede ser transformada simplemente con una buena organización, imaginación y voluntad de los padres.

Planear las actividades familiares con esquemas, horarios y orden puede producir resultados mucho más efectivos que los que se logra con métodos que se imponen por la fuerza.

Cuando nuestros hijos no tienen instrucciones precisas sobre lo que deben hacer o no están claros los límites sobre los que se pueden mover, se arman altercados o desórdenes que llevan a todos a un estado de caos.

Por ellos es importante establecer horarios, distribuir tareas y formar hábitos que cada familia debe adoptar de acuerdo a sus necesidades concretas a fin de lograr convivir con la mayor paz y armonía posibles.

Conociendo las características de nuestros hijos, podemos realizar un plan que otorgue responsabilidades a cada miembro de la familia, pero que al mismo tiempo permita libertad de acción para que todos trabajen con entusiasmo.

Es importante recordar que direccionar la disciplina del hogar con creatividad y con un enfoque positivo, dará muchos mejores resultados que dar palazos o condicionar.

Muchos científicos usaron y usan el condicionamiento para que las ratas adquieran pautas de conducta en jaulas para comprobar o refutar teorías psicológicas, pero nuestros hijos son seres humanos, no conejillos de indias.

Lo más importante de educar es hacer comprender a nuestros hijos que tienen delante dos opciones para escoger y una buena educación les ayudará a elegir lo apropiado y lo mejor.

Los padres inteligentes se preocupan de ver el fondo del problema que surge y no de aplicar medidas temerarias que sólo agrietarán más los conflictos familiares.

Se requiere tiempo y esfuerzo para lograr este orden interno, es más fácil amenazar, castigar o condicionar los logros.

Anuncios

Acerca de ximesol

Ximena Soliz es una apasionada por servir a los niños, adolescentes y jóvenes. Por eso trabaja para ellos y sus familias en el campo de la educación y la comunicación. Ximena está convencida de que sólo una educación fundamentada en los principios de la Palabra de Dios puede dar excelentes resultados en esta generación.
Esta entrada fue publicada en Conflictos, Expectativas, Hijos, Juegos, Planificación. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Ni palazos ni zanahorias

  1. Pingback: Disciplina para la vida | Educando Hijos Exitosos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s