Un buen comienzo

Cuando iniciamos un proyecto o un trabajo, todos queremos hacerlo de la mejor forma posible. Cuanto más si se trata de iniciar la crianza de nuestros hijos desde el primer momento de su nacimiento.

Hasta mediados del siglo XX las mujeres tenían a sus bebés en un ambiente hogareño, acompañadas de una matrona y de sus familiares más íntimos.

Pero tanto le revolución industrial, como las nuevas posturas de la medicina, cambiaron de repente el escenario hogareño por los hospitales, los cuidados de las matronas por los de los médicos  y las prácticas comunitarias por los protocolos médicos

Muchos estudios han comprobado que estas prácticas hospitalarias han impedido que madres y padres logren crear vínculos afectivos con sus hijos que les proporcionen apego y en su lugar, afirman sentirse desvinculados de aquel niño en particular a pesar de no saber el motivo.

De acuerdo a las investigaciones de Marshall Klaus y Jhon Kenell, una vez que el neonato entra en contacto inmediato con su madre, normalmente se encuentra en un excepcional estado de «alerta tranquila» que favorece el rápido aprendizaje y la toma de contacto personal durante una hora más o menos después del parto -antes de caer en largos períodos de sueño.

Durante este corto período de posibilidades, si no son molestados, el bebé y la madre entran en una especie de embelesamiento, mirándose mutuamente y experimentando una serie de emociones y sensaciones físicas placenteras ampliadas en el nuevo entorno fuera del útero.(Klaus, Marshall, Kenell, Jhon: “Parent-Infant Bonding, 1982).

“Los fallos en la creación de vínculos pueden tener verdaderamente consecuencias dolorosas. Una falta inexplicable de intimidad pende sobre su relación diaria como una sombra. Confianza y verdadera amistad parecen cosas imposibles de alcanzar. Por mucho que intenten complacerse unos a otros, siempre los separará un vacío.”

Pese a que gracias a todas las investigaciones actuales muchos gobiernos están apoyando, mediante sus legislaciones, el contacto temprano entre la madre y su bebé, es importante que sean los padres los que planifiquen un buen inicio en la relación con su recién nacido.

Hay mucha documentación al respecto e incluso la OMS y la UNICEF están trabajando en el apoyo de este importante tema: “Diez pasos hacia la lactancia materna”

http://www.who.int/features/factfiles/breastfeeding/es/index.html,

Prtección a la lactancia materna

http://www.ihan.es/publicaciones/folletos/Presentaci%C3%B3n_libro.pdf

Anuncios

Acerca de ximesol

Ximena Soliz es una apasionada por servir a los niños, adolescentes y jóvenes. Por eso trabaja para ellos y sus familias en el campo de la educación y la comunicación. Ximena está convencida de que sólo una educación fundamentada en los principios de la Palabra de Dios puede dar excelentes resultados en esta generación.
Esta entrada fue publicada en Bebés, Planificación. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Un buen comienzo

  1. Pingback: La hora del cambio de pañal: Un momento de encuentro con tu bebé | Educando Hijos Exitosos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s