Deja tu mejor legado

Todos los padres buscamos dejar un buen legado para nuestros hijos, un legado que les sea útil a lo largo de sus vidas y que permanezca a través de los años, un legado que, además,  pueda trascender a través de muchas generaciones.

Los bienes materiales no son seguros, los estudios pierden actualidad con mucha rapidez,  el dinero pasa y se devalúa, entonces… ¿qué buen legado podemos dejar?

Quién no recuerda un personaje que marcó una huella profunda en su vida. Algunos la marcaron mal y otros la marcaron bien, y es a estos últimos a quienes deseamos parecernos.

Para ello debemos tratar de visualizar nuestra vida en su último día de existencia. Ese día nos preguntaremos ¿Qué hice con los hijos que Dios me concedió? ¿Trabajé para ellos? ¿Les di lo mejor? ¿Impacté sus vidas positivamente?

Entonces uno puede hacer un profundo análisis para saber si lo que hace actualmente está yendo por el camino correcto. Las siguientes preguntas servirán de  guía:

  • ¿Trato al medio ambiente que me rodea de una forma que permita que mis hijos y nietos cuenten con aire limpio para respirar?
  • ¿Cuido la salud de mi familia de tal manera que mis nietos heredarán cuerpos sanos y fuertes?
  • ¿Es mi relación con mi cónyuge un ejemplo de amor profundo?
  • ¿Trato a mis hijos con un cariño que será digno que ellos imiten?
  • ¿Vivo mi vida de tal manera que mis hechos hablan mejor que mis palabras?
  • ¿Lo que hago con mi vida es como una ventana transparente que permite que fluya luz sobre los que están dentro?
  • ¿Enseño a mis hijos a respetar, servir y a ser generosos con los demás?
  • ¿Manejo mi hogar con los principios y valores de amor y justicia que Dios nos enseña?
  • ¿Estoy consciente de que mis hijos aprenden mucho más de lo que hago que de lo que digo?
  • ¿Estoy permitiendo que mis hijos desarrollen plenamente el potencial que Dios les dio?
  • ¿Dedico a mi familia todo el tiempo que debería dedicar?

No olvidemos recordar que podemos emplear mucho tiempo explicando a nuestros hijos lo que está bien y lo que está mal, pero si esas palabras no están acordes con nuestro obrar diario, serán como hojas secas que se lleva el viento.

Qué mejor legado podemos dejar a nuestras siguientes generaciones, que el haber vivido una vida digna, que agrade y sirva a Dios, a la familia y a toda la sociedad.

Anuncios

Acerca de ximesol

Ximena Soliz es una apasionada por servir a los niños, adolescentes y jóvenes. Por eso trabaja para ellos y sus familias en el campo de la educación y la comunicación. Ximena está convencida de que sólo una educación fundamentada en los principios de la Palabra de Dios puede dar excelentes resultados en esta generación.
Esta entrada fue publicada en Hijos, Planificación, Pre escolares. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Deja tu mejor legado

  1. Esty dijo:

    Excelentes consejos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s