Cómo comunicarte con tu bebé a través de la lactancia

Después de nueve meses en los que mamá y bebé intercambiaron   estímulos y sensaciones al convivir muy íntimamente, todo está dispuesto  emocional y  físicamente para que ambos se conozcan personalmente y qué mejor que la lactancia para iniciar una buena comunicación.

El desarrollo físico fabuloso de una criatura se produjo en el magníficamente diseñado organismo de su mamá, para satisfacer todas sus necesidades. En el último trimestre ambos han comenzado a percibirse con mayor intensidad y esperan ansiosos el momento de su encuentro.

Por fin llega el momento  incomparable de dar a luz y  se escucha el llanto de ese ser tan esperado. ¿Qué mejor que la lactancia para  iniciar su relación de comunicación con éxito?

Esta primera comunicación es sumamente importante ya que, como explica la psiquiatra Lecy Woliesky  “La comunicación corporal más íntima e inherente en la situación de la lactancia materna, conduce a un sentimiento de ‘unidad’ psicológica”.

Gracias a esta primera comunicación, el nuevo bebé es capaz de sentirse confiado y seguro para iniciar sus relaciones con quienes lo rodean, relaciones que serán de confianza y seguridad al tener un vínculo de apego con su madre que trascenderá a lo largo de toda su vida.

El recién nacido nace con una gran capacidad de comunicarse, gracias a que está dotado de una organización sensorial bien estructurada que le permitirá compartir un mismo lenguaje y código:

  • Tiene adecuada sensibilidad visual que le permite especialmente percibir círculos obscuros (como es el caso del pezón materno).
  • Tiene  la capacidad de oír la voz familiar de su madre y de escuchar los latidos de su corazón (a los que ya estaba acostumbrado desde el vientre).
  • Puede sentir el sabor del pezón (muy parecido al del líquido amniótico)
  • Puede palpar la piel materna y sus labios pueden sentir el pecho de su mamá.
  • Puede oler tanto el calostro como la leche.

Todo fue establecido para que mamá y bebé pueden lograr un contacto personal íntimo en la lactancia, donde el pequeño se siente protegido por los brazos y el calor de su madre y donde ella, a su vez, es motivada por la respuesta positiva de su bebé, que la inspira a hablarle, acariciarle y a comenzar a entender sus señales.

Anuncios

Acerca de ximesol

Ximena Soliz es una apasionada por servir a los niños, adolescentes y jóvenes. Por eso trabaja para ellos y sus familias en el campo de la educación y la comunicación. Ximena está convencida de que sólo una educación fundamentada en los principios de la Palabra de Dios puede dar excelentes resultados en esta generación.
Esta entrada fue publicada en Bebés. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s